Proyecto «De Niña a Mujer»

«Qué maravilloso es que nadie necesite esperar un momento , antes de empezar a mejorar el mundo»

(ANA FRANK)

En comunidades rurales como Boayase las mujeres y niñas a menudo son estigmatizadas mientras menstrúan como resultado de actitudes y creencias culturales. Se las consideran sucias e incluso tienen prohibido estar en lugares públicos, iglesias y mezquitas o ir a trabajar mientras tienen la regla. Las niñas en edad escolar sufren el mismo estigma en el colegio, y por falta de acceso a productos sanitarios, como por ejemplo toallas sanitarias adecuadas, se ven obligadas a quedarse en casa y faltar a la escuela, durante el curso de la menstruación.

BRÓN WALSH (VICEPRESIDENTA DE BONWE) EN BOAYASE 2018

El estigma y la vergüenza que rodea la menstruación, se ve agravado por el hecho de que las mujeres y las niñas no tiene acceso a productos sanitarios ni tienen recursos para comprarlos. Tienen que improvisar con trapos, hojas u otros materiales inadecuados para sus necesidades menstruales, dejando a las chicas con miedo a mancharse la ropa y enfrentándose al ridículo en la escuela. Además, el uso de  los materiales inadecuados mencionados nada controlados, sanitariamente hablando, derivan en la mayoría de las ocasiones, en infección, enfermedad o infertilidad más adelante.

Está demostrado que en zonas rurales, las adolescentes faltan a la escuela un promedio de 5 días al mes, alrededor de 50 días al año. Estas incidencias de absentismo escolar a menudo llevan a las alumnas a retrasarse en sus estudios e incluso a abandonar la escuela totalmente.

En Boayase no hay acceso a productos sanitarios menstruales, y dado el nivel elevado de pobreza, la mayoría de las familias no pueden cubrir el coste de estos materiales vitales. La tasa de abandono de la escuela entre niñas a partir de los 12 años es muy elevada, y eso se refleja en la población escolar con casi el doble de niños matriculados en la escuela, a pesar de que hay tantas niñas como niños en la comunidad general.

Existe una necesidad de productos sanitarios de la menstruación e información de la salud menstrual y reproductiva entre niñas de 11-18 años, para cerrar la brecha de género entre niños y niñas escolarizadas de la misma comunidad,  que necesitan ser cubiertas aportando:

  • Acceso a toallas sanitarias adecuadas y reutilizables, para que las niñas pueden ir al colegio mientras menstrúan.
  • Acceso a información sobre la salud menstrual y la reproducción para luchar contra la falta de conocimiento entre las niñas.
  • Sensibilizar a  todo el alumnado, para eliminar la desinformación sobre la menstruación y el estigma y la vergüenza relacionado con este proceso natural.

VER AVANCES DEL PROYECTO PINCHANDO EN ESTA IMAGEN